Alimentación viva o raw

raw-pic

La alimentación viva va más allá de una manera diferente de alimentarse, es un nuevo estilo de vida: responsable, consciente y en armonía con la naturaleza. Si bien se puede utilizar el fuego, el alimento no debe superar los 42C. De este modo, se busca preservar a los alimentos en su estado más puro con la máxima calidad de nutrientes, especialmente de vitaminas, minerales, fibras, fitonutrientes y, sobre todo, enzimas.

  • ¿Qué alimentos incluye?

Alimentos mínimamente procesados, sin cocción, frescos, orgánicos y veganos: frutas y casi todos los vegetales (en especial hojas verdes), granos y semillas germinadas (girasol, zapallo, chía, quinoa, lino, amaranto), frutos secos (almendras, nueces, castañas de cajú, avellanas), frutas deshidratadas, algas (nori, espirulina), aceites de buena calidad(oliva, lino, cáñamo, chía coco), productos fermentados, hongos, especias, hierbas aromáticas y otros condimentos como cúrcuma, jengibre, etc.

  • ¿Cuáles son sus beneficios?

    • Ayuda a revertir el proceso de envejecimiento ya que son alimentos de alto contenido de antioxidantes y enzimas, capaces de revitalizar y regenerar el organismo.
    • El cuerpo aprovecha mejor todos los nutrientes de los alimentos, muchos de los cuales se alteran o se destruyen durante los procesos de cocción.
    • Mejora el funcionamiento del sistema inmune y de las células, elevando nuestras defensas.
    • Es desintoxicante: los alimentos crudos poseen un gran poder depurativo.
    • Aumenta la energía, gracias al aporte de hidratos de carbono de rápida asimilación presente en frutas y verduras
  • Tips para incorporar algunos de estos beneficios a tu dieta actual:

    • Mantené los alimentos vivos en recipientes transparentes en los lugares más visibles y de fácil acceso de la cocina y la heladera
    • Tratá de que un porcentaje significativo de tus comidas esten compuestas por estos alimentos y cada vez en mayor cantidad ¡Usá tu creatividad!
    • Aprendé a escuchar a tu cuerpo y concentrate en nutrientes, vitaminas y minerales, no calorías. Una alimentación consciente te debe hacer sentir bien.
    • La clave está en la organización: tener las frutas y verduras lavadas y cortadas; dejar frutos secos y semillas remojando a la noche, germinar en cantidad y usar en distintas preparaciones.
    • Técnicas culinarias: para conservar mejor los nutrientes, este tipo de alimentación propone el uso de técnicas como la germinación, la fermentación y la deshidratación, entre otras. Serán necesarios algunos utensilios básicos, como una licuadora o procesadora, ralladores, bolsas para leche vegetal, etc. Lo más importante es no oxidar demasiado los alimentos durante su elaboración.