Colesterol “bueno” vs. colesterol “malo”

omega3shutterstock_367400354768x576

Solemos preguntarnos mucho sobre el colesterol, pero ¿de qué estamos hablando?

Los lípidos (=grasas y aceites) una vez que son digeridos y absorbidos en el intestino, deben pasar a la sangre para cumplir sus funciones. Como no son solubles en agua, no pueden viajar solos por la sangre que es un medio acuoso y necesitan de alguien que los transporte. Las macromoléculas que se encargan de esto son las lipoproteínas (que como su nombre lo indica, son una combinación de lípidos y proteínas). El LDL y el HDL son las lipoproteínas encargadas de transportar la mayor parte del colesterol.

El LDL conocido como “colesterol malo”, es llamado así ya que transporta el colesterol desde el hígado hacia los distintos tejidos para depositarlos ahí. Esto significa que cuanto más LDL haya en la sangre, más colesterol se acumulará en el organismo, generando un mayor riesgo de aterogénesis (depósito de lípidos en la paredes arteriales).

El HDL conocido como “colesterol bueno”, es llamado así ya que realiza el transporte “reverso”. Es decir, viaja desde los distintos tejidos recogiendo colesterol y los lleva al hígado, para luego ser degradados totalmente. Esto significa que con un alto valor de HDL en la sangre, se eliminará más colesterol del organismo, disminuyendo el riesgo de aterogénesis.

¿Cómo podemos hacer para aumentar el HDL?

Algunos de los alimentos que contribuyen son: pescados grasos, germen de trigo, frutas secas, semillas, aceite de girasol alto oleico, oliva y canola (preferentemente crudos)

¿Qué alimentos nos ayudan a disminuir el LDL?

No solo es importante el consumo de los alimentos mencionados anteriormente, sino también disminuir el consumo de carnes grasas, golosinas, amasados que contengan manteca, grasa o aceite hidrogenado y preferir los lácteos descremados o semidescremados.

Por último, recordá que ningún extremo es bueno. Nuestro cuerpo necesita cierta cantidad de LDL, como también le hace mal el HDL en exceso. Una alimentación variada y equilibrada, acompañada de ejercicio físico es fundamental para un estilo de vida saludable.