Los grupos de alimentos se agrupan según los nutrientes que aportan y sus propiedades. A continuación te lo mostramos:

-Frutas y vegetales: Son 90% agua! Aportan fibra, vitaminas y minerales; entre ellos vitaminas A, C, K, magnesio, potasio, fósforo, ácido fólico (vitamina B9). Entre sus propiedades se encuentra la hidratación, mejora la flora intestinal y la salud cardiovascular, interviene en la contracción muscular y en la visión.

-Cereales y legumbres: Son fuente de hidratos de carbono complejos, que aportan energía al organismo. Además tienen vitaminas del complejo B que favorecen distintos procesos metabólicos. En el caso de las legumbres y cereales integrales, también son una excelente fuente de fibra.

-Leche, yogures y quesos: Aportan proteínas de alta calidad, calcio, fósforo y vitamina D. Importante para la reparación de tejidos y la salud ósea.

-Carnes y huevos: Aportan proteínas de alta calidad, hierro y zinc. Favorecen la reparación de tejidos y el buen estado de los glóbulos rojos.  

-Aceites, frutos secos y semillas: Aportan grasas mono y poliinsaturadas (omega 3, 6 y 9) y vitamina E, que contribuyen a mejorar el perfil lipídico. Los frutos secos y semillas además tienen altas cantidades de fibra.

-Dulces y grasas (opcional): Aportan hidratos de carbono simples (azúcares) y grasas saturadas e hidrogenadas. Favorecen el aumento de azúcar en sangre, el riesgo de enfermedades cardiovasculares y el aumento de peso.

Ningún alimento es enemigo de llevar una alimentación saludable, lo importante es controlar las cantidades para mantener una dieta balanceada; y en caso de no consumir algún grupo, ingerir los nutrientes mediante otros alimentos.