Lácteos: ¿Qué hay para saber?

Imagen Articulo Lacteos (May150

Por un lado, hay evidencia que sostiene la importancia de su consumo por ser una fuente esencial de nutrientes como el calcio, proteínas, vitaminas (A, B12 y D), magnesio y potasio. Así tambien, se mencionan los efectos probióticos, la regulación del peso, la neutralización de la acidez estomacal y prevención contra osteoporosis y cáncer de colon. De todo esto, lo que más se resalta es el calcio que nos provee y la importancia de esto para los niños, embarazadas y las madres lactantes.

Por el contrario, hay varios estudios que desincentivan su consumo pasada la infancia. Una de estas corrientes que afirma su “antinaturalidad” se apoya en que las madres dejan de producir leche hasta que su hijo pueda alimentarse por sí mismo de ‘comida real’ y por otro lado, en los niveles de tolerancia a la lactosa que se reducen en aproximadamente 60% de la población una vez pasada la infancia.

La intolerancia se origina por la falta de una enzima llamada lactasa que descompone los azúcares de los lácteos. Los niveles de intolerencia varian significativamente: mientras algunos pueden tomar productos fermentados como quesos o yogures, otros no pueden siquiera probar lacteos sin presentar síntomas tales como dolor abdominal, náuseas, inflamación y diarrea.

Otra corriente, liderada por estudios de Harvard, declaran que si bien el calcio es extremadamente importante, los lácteos no son la única, ni la mejor fuente. Mencionan su alto contenido en grasas, aditivos, calorías, y su asociación con el cáncer de prostata y ovarios. Y dan algunas alternativas de alimentos para cubrir este aporte de calcio como espinacas, col, brócoli, avena, judias blancas, almendras, salmón y jugos fortificados.

Conclusiones y Recomendaciones.  Sin ir a extremos, ambos lados coinciden en que tomar 1 a 2 porciones de lácteos o su equivalente está bien.

[1 porción de lácteos = 1 taza de leche = 1 pote de yogur = 3 fetas de queso = ½ taza de queso rallado = 1 taza de leche de soja fortificada = 6 cdas de queso untable = 2 cdas de leche en polvo]

Lo que es importante entender es que no es necesario consumir lácteos para seguir una dieta saludable. Consumir lácteos es decisión de cada uno, pero en caso de no consumirlos es recomendable consultar a un profesional para cubrir el aporte de calcio.