Prebióticos

prebiotico

¿Qué son?

Los prebióticos son un tipo de carbohidrato no digerible (o fibra) que se encuentra naturalmente en algunos alimentos. Si bien nuestro cuerpo no los puede absorber como nutrientes, son esenciales para alimentar nuestra flora gastrointestinal (bacterias que ayudan en la digestión) y mantenerla sana y activa.

 

¿Qué beneficios trae comer más prebioticos?

Tener una flora intestinal saludable mejora notablemente la digestión: reduciendo niveles de colesterol, ayudando a mantener un peso saludable y bajando la inflamación y reacciones autoinumes. Además se reduce el riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, se fortalece el sistema inmune y se mantiene un balance hormonal. Son suficientes motivos para incorporar más prebióticos, no?

 

Alimentos con prebióticos:

  • Ajo crudo (17% de su peso). Lo podés agregar a tus pastas, salteados y hummus sumando mucho sabor y muchas vitaminas y minerales.
  • Puerro crudo (12% de su peso). Van con todo: tartas, sopas, pastas y ensaladas, solo que al cocinarlos se reduce la cantidad de prebioticos.
  • Cebolla cruda (9% de su peso). Además aporta azufre y otros minerales que son indispensables para el sistema antioxidante de nuestro cuerpo.
  • Salvado de trigo (5% de su peso). Agregalo a tus cereales en la mañana, sopas, ensaladas y licuados. Además está en la harina integral para que lo incorpores en panes, galletitas o masas.

 

¿Cuánto necesitamos?

Idealmente habría que consumir al menos 5g de fibra prebiótica por día para que la flora intestinal esté trabajando a un nivel óptimo. A la hora de consumir estos alimentos con prebióticos es mejor incorporarlos crudos ya que el calor prolongado durante la cocción reduce la disponibilidad.

 

TIP: Una forma de consumir el ajo, la cebolla y el puerro sin llegar a una cocción larga es “curandolos” lo cual se logra echándoles agua hirviendo en un colador (se va un poco el sabor fuerte y no se dañan completamente los prebioticos)