La harina de garbanzo se obtiene a partir de la trituración de garbanzos secos, ideal por sus beneficios nutritivos dentro de una dieta sana y sin gluten.

Es un alimento muy nutritivo, especialmente rico en vitaminas del grupo B dentro de las cuales podemos mencionar la vitamina B1 o tiamina, la B2 o riboflavina, la B3 o niacina, la B6 y el ácido fólico o B9 (una vitamina dicho sea de paso durante el embarazo para la formación, desarrollo y crecimiento del bebé).

Así también, aporta ácidos grasos Omega 6, hierro y contiene cantidades óptimas de fibra, convirtiéndose en un alimento ideal contra el estreñimiento.